lunes, 24 de diciembre de 2012

Nacimiento de Jesus


PALABRAS DEL EVANGELIO. NAVIDAD 20I2.


San Juan Evangelista nos dice en el prólogo de su Evangelio, unas palabras muy apropiadas para este día de la Navidad: "A cuantos lo recibieron por la fe, Cristo el Niño Dios, les otorgó poder ser hijos de Dios".

Estas palabras son la mejor noticia, el mejor regalo que en Navidad podemos tener. Ser hijos de Dios, no ser hijos de mal, sino hijos de Dios. Ante este regalo, ante esta felicitación, todo lo demás, es poca cosa, aunque buena.

Todo el prólogo, es decir, el principio del Evangelio de San Juan, nos explica el encuentro maravilloso entre Dios y el humano; estas palabras son un cántico maravilloso, donde se alaba el gran poder de Dios, un poder que no oprime, sino que eleva, da inmensa alegría, ganas de vivir haciendo el bien, ganas de ser discípulo de tan gran Maestro.

En el día de Navidad, hay que celebrar muy festivamente, con una alegría Única, la sublime realidad de que Dios se ha hecho humano como nosotros, esta singular noticia ha de ser la mejor palabra que podemos escuchar; a esta noticia hay que corresponder, no sólo con alegría, sino con una vida que busque la hermandad universal, el amor cristiano, la paz y la concordia entre todos y con todos.

Pero el Evangelio no oculta el lado negativo de la historia humana, pues aunque la luz brilla en las tinieblas, y aunque las tinieblas no recibieron esa luz, para los que con fe recibieron la luz personificada que es Jesús, les dio poder ser hijos de Dios.

Por eso siempre estarán en la vida los que con fe recibieron a Jesús: María, José, los pastorcitos esa noche y después al transcurso de la historia, todos los que han creído, hasta ahora que nosotros vemos esa luz y la recibimos como el gran regalo de la Navidad que nuestro buen Padre Dios nos donó a los creyentes.

Por eso la Madre Iglesia celebra la Navidad con muchas luces, por eso alumbramos nuestras casas y nuestras calles y nuestras plazas, por eso al árbol le ponemos luces, por eso ante el Sagrario siempre hay una luz, por eso en el Bautismo se nos dio una luz, por eso en la Primera Comunión usamos una vela, por eso las luces de la Liturgia, pues una luz ha brillado en las tinieblas y los que se acercan a esa luz son hijos de Dios.

Acogiendo a Cristo, Luz del mundo, podremos acoger a todos como hermanos, podremos acomodar nuestra vida a la vida de Jesús y no a una vida de tristeza y esclavitud, a una vida de esperanza y no de desilusión, a una vida de una fe que busca sin fin cantar con los ángeles: ¡Gloria a Dios en los cielos y paz en la tierra!

El niño del Tambor


Mi burrito sabanero


Nacimiento de Jesus


domingo, 9 de diciembre de 2012

Nuestra Señora de Guadalupe



Oración a Juan Diego

San Juan Diego, estrella maravillosa de Dios.
Santidad comprobada desde tu nacimiento, modelo insigne de humildad y pureza, rectitud y sencillez marcaron tu vida.

La inocencia fuè tu estandarte, y tanta y tan bella es tu alma que la más blanca y celestial doncella, nuestra Madre siempre Santa te escogió para dar al mundo Su hermosísima imagen.

Hoy te suplico me concedas por su intercesión de Jesucristo Nuestro Señor la g...
racia de la santidad para mí y para toda mi familia la raza humana.

Ruega por nosotros San Juan Diego Para que seamos sanados, salvados y liberados del maligno y de todas sus amenazas y persecuciones, para que seamos programados por el Espíritu Santo, y alcancemos salud del alma, de la mente y del cuerpo, progreso material y espiritual; y que al final de esta vida seamos dignos por tu intercesión de la Patria Celestial.
Amén.

San Juan Diego intercede por nosotros.
Santa María de Guadalupe ruega al Señor Jesús por nosotros.

3 credos a Nuestra Señora de Guadalupe en honor y por todas las intenciones de San Juan Diego.


Oraciòn a San Juan Diego




Gracias por el mensaje evangelizador que con humildad nos has entregado.

Tus nos recuerdas que la V. Santísima de Guadalupe es la Madre del Verdadero Dios por 

quien se vive y es la portadora de Jesucristo que nos da el Espíritu Santo, que vivifica a la 
Iglesia.

Tu nos recuerdas que Santa María de Guadalupe es también nuestra Madre amorosa y 

compasiva.

Gracias al obediente cumplimiento de tu misión, sabemos que Santa María  de Guadalupe 

nos ha colocado en su corazón.

 Gracias Juan Diego por este mensaje que nos fortifica en la Paz, en la Unidad y en el 

Amor de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.