miércoles, 24 de agosto de 2011

MAS ALLA DE TUS FRONTERAS


DOCUMENTO DE LA MISION CONTINENTAL


ITINERARIO DE LA MISION CONTINENTAL


ETERNO VIAJERO


CANCION ELEGIDA PARA EL CICLO 2011-2012

Eterno viajero
  
Redes al hombro sol bajo
Cierto extraño se embarco
Con su mirada a lo largo
Con el viento se alejo.

Después de haber navegado
Solitario se encontró
Muy pocos peces quedaron
Atrapados en su amor.

  Quiero ir contigo espérame señor
Aun no termino espera por favor
Escucha el canto que nace de mi voz
Te quiero, señor yo te quiero,
Te quiero eterno viajero.

Con su mirada de niño
Hizo velas y marcho
Y un ave vino y me dijo
Que en su rostro había dolor.

Es noche y duerme cansado
Otro día termino
Tal vez mañana a su lado
Pescador me vuelva yo.

Quiero ir...

Pienso y no dejo de pensar
En el extraño que embarco
Quiero y no quiero recordar
       el eco de su voz.
 

AVISO-INICIO DE CURSO 2011-2012

CAPILLA
SANTA TERESA DE AVILA
XMATKUIL


INICIAMOS ACTIVIDADES EL DIA SABADO 27 DE AGOSTO DE 2011 A LAS 4:00 PM,
CON LA PRESENTACION DE LOS NIÑOS DE CATECISMO, A LAS 5:00PM MISA DE INICIO DE CURSO, PRESENTACION DE LOS AGENTES DE PASTORAL.


NOTA: EL CALENDARIO DE ACTIVIDADES 2011-2012, SE SUBIRA EL 29 DE AGOSTO.







viernes, 12 de agosto de 2011

LA MISIÓN CONTINENTAL PARTE II


La Misión Continental es un tiempo de gracia para la Iglesia que peregrina en América Latina y el Caribe, un tiempo para tomar conciencia de su auténtica vocación cristiana.  

Los obispos, reunidos en la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y el Caribe, aprobaron por unanimidad la realización de una Misión Continental, cuya finalidad será socializar la riqueza, enseñanzas, orientaciones y prioridades de dicha Conferencia.
Se trata de un “despertar misionero” que contará con la participación activa de las Conferencias Episcopales y de todas las fuerzas vivas de las Iglesias locales -como por ejemplo, las Comunidades Eclesiales de Base-, en modo tal de “poner a la Iglesia en estado permanente de misión” (Documento Conclusivo, n. 570 y 195). Si bien las modalidades concretas de la Misión serán definidas por la Asamblea Plenaria del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), la V Conferencia analizó sus líneas fundamentales, que resumidas a continuación en esta nota.
¿QUE ES LA MISIÓN CONTINENTAL?

La Misión Continental es un tiempo de gracia para la Iglesia que peregrina en América Latina y el Caribe, un tiempo para tomar conciencia de su auténtica vocación cristiana. Es una Misión permanente, única y variada, que expresa la voluntad de la Iglesia de ser discípula y misionera de Cristo para transmitir a los demás la alegría de la fe en el actual proceso de cambio que vive la sociedad en general.

¿QUIENES DEBEN REALIZAR LA MISIÓN?
La Misión Continental tendrá como protagonista al Espíritu Santo (cf. Redemptoris Missio, 21) presente en las Conferencias Episcopales y en las Iglesias locales vivas, que tendrán la tarea de proyectar, impulsar y ejecutar dicha Misión. Esta tendrá frutos en la medida en que sea llevada a cabo por una Iglesia unida, en comunión y corresponsabilidad con todos los miembros del Pueblo de Dios. La comunión es particularmente importante entre los miembros del clero: obispos y presbíteros de una misma conferencia episcopal y diócesis.

Los obispos, presbíteros, diáconos, religiosos, religiosas, consagrados, consagradas, jóvenes, laicos y laicas son agentes de la Misión, quienes han de vivir una profunda espiritualidad misionera. Los agentes han de contar además con una cualificada formación teológica y misionológica, a adquirirse en los Centros o Institutos especializados ya existentes o en Centros nuevos a ser creados.

La Misión cuenta con el apoyo decisivo de los laicos, llamados a vivir la vocación universal a la santidad y a la misión (cf. Redemptoris Missio, 90) en sus propios ámbitos de familia, relaciones interpersonales, trabajo… En este sentido, la participación de los movimientos eclesiales y de las asociaciones laicales, con el dinamismo e ímpetu propios, es fundamental para el éxito de la Misión Continental.
La Misión exige renovar las estructuras pastorales de las diócesis, parroquias, comunidades eclesiales de base, pequeñas comunidades, en perspectiva misionera.

¿A QUIEN ESTA DESTINADA LA MISIÓN?
- A la propia comunidad eclesial para que se redescubra como comunidad atractiva y atrayente.
- A los católicos bautizados, pero alejados de la Iglesia.
- A las personas y clases dirigentes que viven en los diversos espacios sociales, políticos, culturales y económicos de la sociedad latinoamericana y caribeña.
-  A las personas indiferentes que viven en ambientes socio-culturales y nuevos areópagos donde Jesucristo está ausente: familias, colegios, universidades, centros de investigación científica, artes, deportes, nuevas tecnologías de comunicación e información…
-  A los emigrantes latinoamericanos.
-  A la familia humana sin exclusiones, especialmente a quienes no conocen a Jesucristo dentro y fuera del continente: misión ad gentes e inter gentes.

¿COMO SE DEBE LLEVAR A CABO LA MISIÓN?
- Desde la realidad social y cultural de los pueblos de América Latina y el Caribe y teniendo presente las experiencias misioneras ya realizadas en el continente.
- Con una fuerte impronta bíblica, centrada en la Palabra de Dios, en el anuncio de Jesucristo y en una Liturgia y celebraciones que incorporan la riqueza de la religiosidad popular.
-  Desde una espiritualidad misionaria, manifestada en la gratuidad, osadía, creatividad, audacia (parresía) y con la ternura y misericordia expresadas en la devoción mariana.
-  Con actitudes evangélicas de respeto personal y acercamiento capilar a los demás en la práctica de un diálogo que suscite atracción por el evangelio de Jesucristo.
-   Sin fanatismos, proselitismos ni imposiciones, sino con la mística del propio testimonio de vida.
-  A través de estructuras pastorales mínimas, pero renovadas. Aprovechar, si se ve conveniente, la creación de nuevos ministerios específicamente misioneros, como el de “visitador misionero”.
-   En el espíritu de comunión, que comprende también el aspecto económico.
-  Usando los medios de comunicación social y las nuevas tecnologías de información.
-  Con el protagonismo directo y programas claros de las Conferencias Episcopales y la animación permanente del CELAM.


¿PARA QUE LA MISIÓN CONTINENTAL?
-  Para crecer en el seguimiento y discipulado de Cristo en dimensión ecuménica.
-  Para que muchos descubran la persona de Cristo y su proyecto presente en la Iglesia.
-  Para transformar la parroquia y toda la Iglesia en una red de pequeñas comunidades.
-  Para fortalecer las raíces evangélicas de la fe y la conciencia misionera de la Iglesia.
-  Para crear escuelas de evangelización, formar comunidades y atraer a los cristianos.
- Para pasar de una Iglesia sacramentalización a una Iglesia formadora en la fe.
- Para responder a la sed de Dios que buscan muchos hombres y mujeres del continente.

Se espera pues que la Misión Continental infunda en la Iglesia presente en América Latina y el Caribe aquel fervor espiritual, el valor y la audacia de los apóstoles, como señala el mismo Documento Conclusivo (n. 571) retomando un texto de la Evangelii nuntiandi de Pablo VI:
“Conservemos la dulce y confortadora alegría de evangelizar, incluso cuando hay que sembrar entre lágrimas. Hagámoslo -como Juan el Bautista, como Pedro y Pablo, como los otros Apóstoles, como esa multitud de admirables evangelizadores que se han sucedido a lo largo de la historia de la Iglesia- con un ímpetu interior que nadie ni nada sea capaz de extinguir. Sea ésta la mayor alegría de nuestras vidas entregadas. Y ojalá el mundo actual -que busca a veces con angustia, a veces con esperanza- pueda así recibir la Buena Nueva, no a través de evangelizadores tristes y desalentados, impacientes o ansiosos, sino a través de ministros del Evangelio, cuya vida irradia el fervor de quienes ha recibido, ante todo en sí mismos, la alegría de Cristo y aceptan consagrar su vida a la tarea de anunciar el Reino de Dios y de implantar la Iglesia en el mundo” (n. 80). 

LA MISIÓN CONTINENTAL PARTE I

La Misión Continental, compromiso surgido de Aparecida, no es un ejercicio misionero aislado sino una opción misionera que pretende renovar la comunidad eclesial en su conjunto.


Cuando hablamos de misión Continental nos referimos a un proceso misionero, que puede tener varios años de duración y que, a partir de un encuentro personal y comunitario con el Señor Jesús, se propone poner a toda la Iglesia y a todos en la Iglesia en un estado permanente de misión.


En la clausura del 3º Congreso Americano Misionero (CAM 3) realizado en Ecuador en Agosto de 2008, se realizó el lanzamiento oficial de la Misión  Continental. A partir de entonces, cada Conferencia Episcopal deberá analizar cómo ejecutarla en sus respectivos países.



Objetivos de la Misión

La propuesta de la Misión Continental presenta los siguientes objetivos:

  • Promover una profunda conversión personal y pastoral de todos los agentes pastorales y evangelizadores, para que, con actitud de discípulos, todos podamos recomenzar desde Cristo una vida nueva en el Espíritu.
  • Fomentar una formación kerigmática, integral y permanente que, siguiendo las orientaciones de Aparecida, impulse una espiritualidad de la acción misionera, teniendo como eje la vida plena en Jesucristo.
  • Hacer que las comunidades, organizaciones, asociaciones y movimientos eclesiales se pongan en estado de misión permanente, a fin de llegar hasta los sectores más alejados de la Iglesia y a los indiferentes y no creyentes.
  • Destacar en todo momento que la Vida plena en Cristo es una actitud y un servicio que se ofrece a la sociedad y a las personas que la componen para que puedan crecer y superar sus dolores y conflictos con un profundo sentido de humanidad
.

 El Plan considera que estos objetivos se tienen que alcanzar al desarrollarse 5 etapas que pueden variar en el tiempo, según las realidades de cada Conferencia Episcopal y diócesis. Las etapas planteadas son a) Período introductorio, donde se daría una profundización en el conocimiento de las Conclusiones de Aparecida; b) Misión con agentes pastorales y evangelizadores; c) Misión con grupos prioritarios; d) Misión sectorial y e) Misión territorial. La comisión considera que cada una de estas etapas tiene que tener un período de preparación, uno de realización intensiva, y una continuidad, que es lo que dará el carácter permanente a la misión.
 
Las Conferencias Episcopales, por su parte, darán las orientaciones pastorales en clave de misión para que todas las circunscripciones eclesiásticas del país entren en estado de misión permanente. Deberán crear una comisión para la coordinación de la misión y ofrecer subsidios tanto para la formación de los misioneros como de los contenidos de la misión. Todo ello en coordinación con los planes pastorales nacionales que ya están en ejecución.

Mientras tanto las diócesis tendrán que revisar sus planes pastorales a la luz de Aparecida a fin de darle una gran renovación misionera que contemple, como signo de madurez, la misión ad gentes. También crearán una comisión central que se encargue de animar la misión diocesana y, entre otras funciones, elaborarán los subsidios que crean pertinentes para la formación de los agentes pastorales y evangelizadores para la realización del proyecto misionero.

El plan en sus detalles será presentado a la Presidencia del CELAM para que lo socialice y estudie en reuniones futuras con los Presidentes y los Secretarios Generales de las Conferencias Episcopales.



jueves, 11 de agosto de 2011

ORACION POR LA MISION CONTINENTAL EN MEXICO


Señor Jesucristo,
Camino, Verdad y Vida,
enciende en nuestros corazones
el amor al Padre que está en el cielo
 y la alegría de ser cristianos.

Danos siempre el fuego
de tu Santo Espíritu
que ilumine nuestras mentes
y despierte entre nosotros
el ardor por realizar
la Misión Continental
y reconstruir
en la fraternidad Nuestra Patria
para que reinen en ella la justicia y la paz.
Te consagramos el país entero,
a sus gobernantes, instituciones y ciudadanos,
y te pedimos
que nuestra Madre,
María de Guadalupe
nos conduzca a ser verdaderos discípulos misioneros tuyos
para que México en Ti tenga vida en abundancia.


A M E N

 

sábado, 6 de agosto de 2011

I ENCUENTRO TERESIANO INTERNACIONAL

"Compartiendo este carisma arraigado en lugares y contextos distintos, desde sensibilidades diferentes, queremos vivir el alcance universal de Teresa de Jesús"



El próximo 16 de agosto la ciudad de Ávila acogerá el I Encuentro Teresiano Internacional. Esta actividad está enmarcada en las actividades organizadas en torno al V centenario del nacimiento de Santa Teresa que tendrá lugar en el año 2015 Además, el Carmelo quiere participar en la próxima Jornada Mundial de la Juventud aportando su espiritualidad y ofreciendo a los jóvenes la ocasión de encontrarse con Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, en los lugares donde ellos vivieron, y de profundizar en su mensaje. No en vano los dos santos figuran entre los copatronos de esta Jornada.

Acercándonos al V Centenario del nacimiento de Santa Teresa, consideramos esta JMJ como un hito en la preparación de los jóvenes para vivir con hondura el Centenario, descubriendo en la figura y la palabra de Teresa de Jesús una ayuda para madurar su fe.

Con este motivo invitamos a todos los jóvenes al I Encuentro Teresiano Internacional, que celebraremos en Ávila el 16 de agosto de 2011.

Queremos que este evento sea una fiesta, una oportunidad para encontrarnos jóvenes de todo el mundo a quienes nos une la espiritualidad teresiana, y para compartir reflexión y oración, fraternidad y alegría. Compartiendo este carisma arraigado en lugares y contextos distintos, desde sensibilidades diferentes, queremos vivir el alcance universal de Teresa de Jesús, de su figura y su mensaje, así como su actualidad.
Hay cerca de 1.600 jóvenes inscritos en este encuentro, (más otros 500 que participarán en la mañana) procedentes de Italia, España, Francia, Polonia, Líbano, Portugal, Croacia, Eslovaquia, Rumanía, Gran Bretaña, Irlanda, Uruguay, Ecuador, Argentina, Burkina Faso y algunos otros países.

Por su parte, en la preparación del encuentro está implicada gran parte de la familia del Carmelo Descalzo, con las principales congregaciones afiliadas y movimientos presentes en España. Contamos también con la colaboración de la diócesis.

Desarrollo del encuentro
La jornada comenzará a las 10 h. en el lienzo norte de la muralla -lugar que conserva la memoria de la visita de Juan Pablo II a Ávila en 1982- con la acogida de los jóvenes que llegan desde diferentes lugares, y un momento de oración y el saludo del superior general OCD, P. Saverio Cannistrá.
A continuación, durante la mañana los jóvenes visitarán los lugares más significativos del Ávila teresiana: la casa natal de Santa Teresa y los monasterios de la Encarnación y de S. José. Y participarán en alguno de los más de veinte talleres sobre espiritualidad que se ofrecen en distintos lugares de la ciudad, y que tocan temas diversos, como la danza contemplativa, la espiritualidad y el compromiso social, la música, el arte... Se ofrecerán también espacios de oración contemplativa.

Después de la comida y un par de horas de tiempo libre que tendrán los jóvenes, el encuentro culminará en el lienzo norte de la muralla con la celebración de la Eucaristía, presidida por el obispo de Ávila, mons. Jesús García Burillo, y en la que concelebrarán el Vicario General -P. Emilio J. Martínez- el superior provincial de Castilla -P. Miguel Márquez- y frailes carmelitas venidos de diferentes lugares de España y del mundo. En esta celebración nos acompañará también una de las urnas de las reliquias de Sta. Teresita del Niño Jesús, que viene de Lisieux para acompañar a los jóvenes del Carmelo en la JMJ.

Tras la Eucaristía, un Concierto Joven Internacional pondrá el broche final al encuentro, en el mismo lugar. Participarán en el cantautor español Rogelio Cabado, el portugués Joao Rego, el italiano Bobo Guarnieri y la cantante polaca Ewa Iryga, además de un coro del Carmelo libanés. El concierto terminará hacia las 20:30 h. A esta hora termina el Encuentro Teresiano Internacional y los asistentes parten hacia Madrid para incorporarse a la Jornada Mundial de la Juventud.

El Encuentro Teresiano Internacional es el primer encuentro de este tipo que lleva a cabo el Carmelo. Se planea la realización de otros encuentros parecidos a nivel nacional e internacional en los próximos años, como preparación al V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, que celebraremos en 2015. De hecho, la preparación de este encuentro ha sido labor de la Comisión Internacional del V Centenario Teresiano, junto al Carmelo Joven, plataforma de pastoral juvenil de la familia carmelitana en España y Portugal.

http://www.periodistadigital.com/religion/juventud/2011/08/04/2000-jovenes-i-encuentro-teresiano-internacional-iglesia-religion-papa-obispo.shtml

jueves, 4 de agosto de 2011

MISIÓN CONTINENTAL

¿Qué es la Misión Continental?


La Misión Continental (MC) es un envío (“misión”) personal y eclesial (a cada uno y a todos en la Iglesia), del Señor Jesucristo, animado por el Espíritu Santo, para compartir el Evangelio de la Vida con cada persona, empezando por los que se han alejado de la comunidad de la Iglesia, y ofreciéndolo respetuosamente a quienes se confiesan agnósticos y ateos.

La MC es un impulso misionero de toda la Iglesia en América Latina y el Caribe, que surge como uno de los frutos de la V Conferencia General del Episcopado continental, celebrada en Aparecida, Brasil, en mayo de 2007, cuyas conclusiones se plasmaron en el Documento conclusivo de Aparecida (DA)

Su objetivo fundamental es poner a la Iglesia, y a todos en la Iglesia, en un estado de misión permanente. Esto implica “pasar de una pastoral de mera conservación a una pastoral decididamente misionera” (DA 370) y ayudar a que todos en la Iglesia seamos también decididamente servidores de la Vida.

La MC utiliza el método de Jesús: preguntar, escuchar y ofrecer una experiencia de encuentro con el Señor que llena de gozo y de sentido nuestras vidas.  Se trata de salir más que quedarse en nuestros templos, esperando a los que vengan; de hacer “que la Iglesia se manifieste como una madre que sale al encuentro, una casa acogedora, una escuela permanente de comunión misionera” (DA 370).

La MC conlleva una conversión personal, pastoral y eclesial e “implica reformas espirituales, pastorales y también institucionales” (DA 367). Es decir, cambios profundos en nuestra manera de vivir la fe, de organizar la pastoral, de administrar la Iglesia  y de servir al mundo, dejando de lado estructuras caducas que condicionan nuestro caminar.

La MC es un camino de transformación eclesial y social, pues el Evangelio da Vida a las personas, a las comunidades, a las culturas. Por lo tanto, la MC se propone ofrecer nuestro servicio evangelizador a la misma sociedad.

La MC tiene un carácter ecuménico y no pretende hacer prosélitos, pues el Evangelio crece por desborde de alegría, por contagio espiritual y nunca por proselitismo. Se sugiere invitar a nuestros hermanos de otras Iglesias y comuniones cristianas a acompañarnos en oración durante este proceso misionero e incluso, donde sea posible, asumir algunas acciones solidarias en conjunto.

JMJ 2011



EJUPRO 2011



HIMNO MISION CONTINENTAL

Himno "Misión continental"

Plegaria de la Misión Continental
Quédate con nosotros, Señor,
acompáñanos, aunque no siempre
hayamos sabido reconocerte.
Tú eres la Luz en nuestros corazones,
y nos das tu ardor con la certeza de la Pascua.
Tú nos confortas en la fracción del pan,
para anunciar a nuestros hermanos
que en verdad Tú has resucitado
y nos has dado la misión de ser testigos
de tu victoria.
Quédate con nosotros, Señor,
Tú eres la Verdad misma,
eres el revelador del Padre,
ilumina Tú nuestras mentes con tu Palabra;
ayúdanos a sentir la belleza
de creer en ti.
Tú que eres la Vida,
quédate en nuestros hogares
para que caminen unidos,
y en ellos nazca la vida humana generosamente;
quédate, Jesús, con nuestros niños
y convoca a nuestros jóvenes
para construir contigo el mundo nuevo.
Quédate, Señor, con aquellos
a quienes en nuestras sociedades
se les niega justicia y libertad;
quédate con los pobres y humildes,
con los ancianos y enfermos.
Fortalece nuestra fe de discípulos
siempre atentos a tu voz de Buen Pastor.
Envíanos como tus alegres misioneros,
para que nuestros pueblos,
en ti adoren al Padre, por el Espíritu Santo.
A María, tu Madre y nuestra Madre,
Señora de Guadalupe, Mujer vestida de Sol,
confiamos el Pueblo de Dios peregrino
en este inicio del tercer milenio cristiano.
Amén.

(Tomado del magisterio de Benedicto XVI en Aparecida)
Himno de La Misión Continental

lunes, 1 de agosto de 2011

ORACION POR LAS VOCACIONES SACERDOTALES

ORACION POR LAS VOCACIONES SACERDOTALES


 ¡Jesús Divino! Sacerdote Santo que eres la vida de la iglesia, mira cuán grande es la mies y cuan pocos los operarios. Danos Vocaciones Sacerdotales según tu corazón y consérvalas santificándolas en tus seminarios, incendiando las almas de tus futuros sacerdotes con el fuego que viniste a traer a la tierra.
Muchas almas necesitan sacerdotes, porque muchas languidecen y se apartan de ti y muchas otras se pierden para siempre. Danos sacerdotes Señor y multiplica estas Vocaciones que serán tu consuelo. Te lo pedimos por la intercesión de María, la Madre y Reina del Sacerdote.

¡Jesús Salvador del mundo, santifica tus sacerdotes!

¡María, Reina del Clero, ruega por los sacerdotes!

¡Oh, Señor, envía a tu iglesia santos y fervorosos Sacerdotes!



PASTORAL DE ADULTOS






Pastoral de Adultos


Antecedentes

Actualmente una Pastoral para los Adultos Mayores se hace imperativa por las
situaciones culturales, geográficas y sociales que, con sus características
propias, son parte de nuestro México y Latinoamérica.
El panorama es tan extenso que solo mencionaremos algunos hechos concretos
que justifican acciones bien definidas:
• El adulto mayor generalmente está subvalorado.
• Conforme al Censo Nacional de Población 2000, en México viven 100
millones de habitantes; el 7% son adultos mayores de sesenta años. La
mayoría es pobre. Generalmente sin pensión y los que cuentan con una,
está muy por debajo del salario que percibían cuando estaban activos.
• Los hijos de los algunos mayores, aún casados, viven a sus expensas.
• Es alto el porcentaje de analfabetismo en el área rural y en la periferia de
las grandes y medianas ciudades. Los que tienen algún grado de
escolaridad, generalmente es bajo y sobre todo en el sexo femenino, quien
además es más longevo, se incrementa progresivamente el promedio de
vida, lo cual hace que haya más viudas, divorciadas y madres solteras.
• Hay un severo analfabetismo religioso; predomina la religiosidad cultual.
• Los mayores generalmente muestran pocos deseos de superación y
disposición al compromiso.
• Existe un incremento en la detección de padecimientos crónicodegenerativos
y psicosomáticos, como depresión, aislamiento,
alcoholismo, tabaquismo, neurosis de angustia, etc. y son pocos los
geriatras calificados, para atenderlos.
• No existe interés en prepararse para el retiro, aún cuando es evidente que
hay crisis de valores, principalmente en hombres con dificultad para
afrontarlos en su nueva situación, que los ubica aparentemente al margen
de la productividad, que con menor poder adquisitivo de su salario de
jubilado, pierde el sentido de pertenencia y aceptación por lo que,
generalmente, decide aislarse.

Juan Pablo II fue claro ante la Unión de Movimientos Interdiocesanos de
Personas Mayores en Italia el 23-03-1984: “Vosotros no sois, ni debéis sentiros al margen de la vida de la Iglesia, elementos pasivos en un mundo en excesivo
movimiento, sino sujetos activos de un periodo humano y espiritualmente fecundo de la existencia humana. Vosotros tenéis una misión que cumplir. Vosotros tenéis una aportación que dar”

Propuesta
Para devolver al adulto mayor todo lo que pierde por la crisis que lo envuelve, se
hace imperativo desarrollar una Pastoral de y para los adultos mayores que sea:

 Cristológica por su origen: Cristo; El porqué de la existencia del adulto
mayor.
• Eclesiológica por su forma; Que es el para qué de su existencia
Se pretende que ambas sean vividas por los adultos mayores, dadas las
características propias de esta etapa, instrumentadas para elevar su calidad de
vida.

La Pastoral que se propone, es el modo como la Iglesia sirve al mundo, para
actualizar en cada momento y lugar la obra redentora de Cristo, por lo tanto, es el cómo en esta etapa de su vida.

Como el adulto mayor tiene más ayeres que mañanas, por ser puente entre
generaciones, en la familia y en su pequeña comunidad como una de tantas
áreas de influencia, necesita el beneficio de su propia Pastoral “que abra nuevos
horizontes y muy amplios campos aprovechando las posibilidades de actividades
existentes en el plano local y nacional, abriendo creativamente nuevas
posibilidades, teniendo siempre presente la promoción humana bajo el doble
aspecto de la educación permanente y de servicio a la comunidad”, dando nuevo
impulso a formas de ayuda voluntaria. Existen muchos sectores, aún no
descubiertos por la sociedad, en los cuales podría incorporarse con una actividad adecuada a la edad y a la experiencia, Resultaría un inmenso beneficio para el bien de todos, de la persona y de la comunidad”.
motivo del amor de Dios que envía a su Hijo como Salvador;. En estos términos
Juan Pablo II se expresó ante la Federación Italiana de Jubilados del Comercio y
del Turismo el 29-04-1982.

La Pastoral de la Tercera edad es teología y es acción que incluye a los adultos
mayores de toda la Iglesia y a voluntarios, que deseen trabajar en su estructura,
con sus fines trascendentes, con sus factores humanos específicos y sus
recursos físicos y tecnológicos.
Es Teología, en cuanto es creencia de la mediación concreta de la salvación. El
adulto mayor y sus grupos, son el medio para que otros adultos mayores tengan
la oportunidad de reflexionar sobre los principios que constituyen y posibilitan su
acción como bautizados en la tercera etapa de su vida, por las necesidades de
otros mayores (apostolado), ser dignos servidores del Evangelio (espiritualidad) y desarrollar su espíritu de solidaridad para los demás y consigo mismo (amistad).


La Pastoral es acción:

• Es la actividad de la Iglesia al servicio del Reino de Dios. Es actualización
de la Palabra y vida de Jesús para constituir el Pueblo de Dios y hacerlo
luz de la humanidad.
• Es planificación científica, ordenada para obtener los mejores resultados,
considerando presupuestos, medios, métodos e instrumentos adecuados;
lo que necesita el adulto mayor es un mínimo de capacitación,
considerando el tesoro de su experiencia y suficiente motivación.
• Es participación efectiva del adulto mayor cuando los párrocos distinguen
a los líderes con suficiente experiencia, llenos del don de la sabiduría,
instinto e intuición de lo divino originado en el trato personal y amistoso
con el Señor.
• Cuando la Comunidad se percata de la necesidad de dar un servicio
permanente y preferencial de y para otros adultos mayores, que con el
tiempo cada vez son más, y menos la planta productiva que los puede
sostener principalmente en lo económico, en condiciones decorosas. Esto
hace que se sitúen en el centro del compromiso pastoral de toda la
Iglesia.
La finalidad de esta aportación es despertar el interés de nuestros sacerdotes por los adultos mayores y sus necesidades, creando la Pastoral de los Mayores concaracterísticas generales comunes, que permitan la evaluación y seguimiento de su quehacer y resultados.

Pretendemos que la Pastoral de los Mayores, como promoción humana integral,
responda a la pregunta: ¿Qué debe hacer y que va hacer hoy la Iglesia por sus
mayores, en forma organizada partiendo de sus necesidades fundamentales?
El punto de partida es el análisis de su situación concreta, posteriormente hacer
una reflexión teológica, una visión pastoral de esa realidad y luego deducir las
normas para la autoedificación y la acción salvífica de la Iglesia.

No hay que perder de vista la situación presente en la que se encuentran los
adultos mayores, a la que hay que dar una respuesta actual desde la Iglesia, la
familia, la sociedad, y los propios adultos mayores, a la solución de sus
necesidades básicas con el apoyo de la Jerarquía y los laicos con sus funciones
y estructuras.

Juan Pablo II nos dice claramente en la Jornada Mundial de las Comunicaciones
Sociales el 10-05-1982: “Estos problemas de la tercera edad, no pueden
encontrar una solución adecuada si no son sentidos y vividos por todos como
realidades pertenecientes a la humanidad entera, la cual está llamada a valorar
las personas ancianas en razón de la dignidad de todo hombre y del significado
de la vida “que es un don siempre”

Metodología de la Pastoral.

En un principio se analiza e interpreta la realidad mediante la aplicación de las
ciencias humanas, como la Geriatría, la Gerontología, Antropología Social, etc.
Posteriormente, se recurre a la reflexión teológica para descubrir, desde la fe, los
elementos permanentes y los transitorios o eventuales; se confrontan los datos
de la realidad con la voluntad de Dios, se deducen los nuevos principios de
acción y se determinan prioridades.

En el actual contexto social y cultural en Latinoamérica y principalmente en
México, requerimos de una Iglesia que continuamente evalúe sus acciones en
una estructura pastoral, que tenga un común denominador para todos,
independientemente de las características propias de cada entidad, es decir,
compare lo hecho contra lo planeado y corrija las desviaciones, válido también en
el caso de los adultos mayores que no se pueden considerar como una clase
social y que se deben ajustar al Espíritu de Jesús y al testimonio de su justicia y
caridad como Don del Padre.

La Pastoral de los Mayores vista desde éste ángulo, tiene una práctica real que
define el comportamiento que producen las obras de carácter religioso para la
salvación integral y la construcción del Reino. Es una acción dirigida hacia el
interior de grupos de apoyo, que consolida el tejido social de la comunidad
cristiana como Iglesia y hacia el exterior interpreta la sociedad y la transforma,
cuando está presente en todas las actividades temporales de los adultos
mayores.

Dentro de la Iglesia, existen numerosos adultos mayores que a través de sus
comunidades o individualmente están decididos, de acuerdo a sus carismas a dar
testimonio de la esperanza de Jesús y a comprometerse con el Mensaje.

La acción en la Pastoral de los mayores.

La acción Pastoral actualiza la vida de Jesús al constituir al pueblo de Dios en
comunidad de discípulos.
La acción en la Pastoral de los mayores tiene tres momentos inseparables e
íntimamente relacionados:
1. El anuncio de Jesús del reino de Dios, (Kerygma) como la parte
espiritual, fundamental.
2. La liberación de Jesús a los pobres y oprimidos, (Diakonía) que como
parte de un apostolado apoya a los pobres entre los pobres, que son
los adultos mayores.
3La creación de Jesús de una comunidad de discípulos (Koinonía) que
dentro de los grupos de apoyo enseña a los adultos mayores a ser
amigos de sí mismos y de aquellos que viven circunstancias similares,
propicia una conciencia eclesial en la cual todos sus miembros,
Jerarquía y laicado son corresponsables de una sola misión, aunque
cada uno tenga su propia y bien diferenciada función y además, exista
gran diversidad de carismas y ministerios. Es buscar la unidad en la
diversidad de diversidades.

Ámbitos de la Pastoral.

La proclamación de la palabra de Cristo es el fundamento de la comunidad y de
la comunión de los adultos mayores “que oyen la palabra de Dios y la guardan”
(Lc 8 21). Estos están en condiciones de comprometerse a difundir los tres
momentos más importantes:
• El anuncio de la doctrina y vida de Jesús.
• La catequesis, a través de la educación intensiva y sistemática de los
puntos esenciales de la fe, su seguimiento, evaluación y el compromiso de
capacitar agentes multiplicadores. Esta etapa cuenta con el recurso valioso
del tiempo.
• “Asimilar una teología como ciencia de la fe, esclarecimiento y desarrollo
metódico por medio de la reflexión, de la revelación aceptada y aprendida
en la fe” (5).
La comunión y la participación son uno de los principales puntos a los que, por la
etapa que viven los mayores, deben comprometerse junto con la Jerarquía,
inspirados en el pensamiento de los documentos de Puebla.
Cabe citar a manera de ejemplo lo siguiente:

“Cada comunidad eclesial (y de ellos primordialmente los mayores), deberá
esforzarse por constituir para el Continente, un ejemplo de modo de convivencia,
donde logren aunarse la libertad y la solidaridad. Donde la autoridad se ejerza
con el espíritu del Buen Pastor. Donde se viva una actitud diferente frente a la
riqueza. Donde se ensayen formas de organización y estructuras de participación
capaces de abrir camino hacia un tipo más humano de sociedad. Y sobre todo,
donde inequívocamente se manifieste que, sin una radical comunión con Dios en
Jesucristo, cualquier otra forma de comunión puramente humana, resulta a
la postre incapaz de sustentarse y termina fatalmente volviéndose contra el
mismo hombre”.


Agentes de Pastoral.

Por las especiales características en el área física o biológica, psíquica y social
de los mayores, se considera que se debe poner especial énfasis en los Agentes
de Pastoral o Coordinadores. Como líderes deben ser conscientes de que Cristo
es el Pastor por antonomasia y la Iglesia es, después de Cristo, el sujeto de la
Pastoral; la Iglesia, entendida como Cuerpo de Cristo y Pueblo de Dios, con
diversidad de miembros, corresponsables de una sola misión, aunque con
diversidad de ministerios y carismas.