viernes, 1 de abril de 2011

EL VÍA CRUCIS

CONOZCAMOS NUESTRA FE
CATÓLICA

(52)


El Vía Crucis
- El Vía Crucis es una manera de recordar la Pasión de Jesús y de acompañarlo en los sufrimientos que tuvo camino al Calvario. Se divide en 14 ESTACIONES que narran la pasión desde que Jesús es condenado a muerte hasta que es colocado en el sepulcro.
- Escucha con atención, medita con respeto y en silencio cada una de las estaciones.

INICIO : Padre Santo, mira con bondad a quienes junTo con Jesús, nuestro Salvador, nos disponemos
a recorrer, paso a paso, el camino de la cruz.
Al iniciar cada estación se dice:
+ El que Preside: 
¨ Te adoramos o Cristo y te bendecimos¨.
+ Todos: 
¨Que por tu santa cruz redimiste al mundo¨.
Al terminar cada estación todos rezan :
Un Padre Nuestro, Una Ave Maria y un Gloria mientras se avanza a la siguiente estación.



Primera estación


JESÚS ES CONDENADO A MUERTE
Un viernes, cuando llegó la Hora, unos hombres se llevaron a Jesús, con las manos atadas, hasta el palacio de Poncio Pilato, que era el gobernador, para acusarlo con mentiras. Querían que lo condenara a muerte. Pilato se lavó las manos y se los entregó para crucificarlo.
Oremos: Jesús, Tú eres muy bueno con todos, pero los hombres te condenamos a morir en la cruz. También ahora, en muchos lugares, hay personas buenas e inocentes, que son conde-nadas injustamente a las cárceles.
Jesús mío, te pido por ellos; yo te prometo decir siempre la verdad y no juzgar mal a nadie.



Segunda estación


JESÚS ES CARGADO CON LA CRUZLos soldados, después de azotarlo y golpearlo, después de escupirlo y burlarse de Él, le pu-sieron una corona de espinas en su cabeza, lo cargaron con una dura y pesada cruz para que la llevara hasta el monte Calvario. Jesús cargó sobre sus hombros el peso de todos nuestros pecados.
Oremos: Jesús mío, cada uno tenemos una cruz en la vida (un problema, una enfermedad, un dolor), ayúdame a llevar la mía con dignidad, con fortaleza, con serenidad y alegría, sabiendo que esa es la voluntad de Dios.



Tercera estación


JESÚS CAE POR PRIMERA VEZEl monte Calvario, donde iban a crucificar a Jesús estaba fuera de la ciudad de Jerusalén.
La cruz que le hicieron cargar estaba muy pesada, por eso Jesús se cayó varias veces. La primera vez, la cruz le cayó encima y se golpeó su cara y sus manos contra las piedras del suelo.
Oremos: Jesús, yo pienso que sufriste mucho al caer bajo el peso de la cruz.
Cada vez que peco, pesa más esa cruz para ti, Señor. No permitas que caiga en las tentaciones y te ofenda. Perdóname Jesús.
Cuarta estación



JESÚS SE ENCUENTRA CON SU MADREEn el camino hacia el monte Calvario, Jesús se encuentra a su Madre. Ella sufría muchísimo al ver que a su Hijo lo llevaban cargando una cruz tan pesada; va caminando muy herido, de-rramando sangre de su cuerpo. La Virgen destrozada, con solo la mirada le dice: ¡Hijo mío, cuánto te amo, siempre estoy contigo!
Oremos: ¡ Madre mía, que enorme es tu dolor al ver a tu hijo así. Te pido por todas las mamás, que sufren por sus hijos; consuélalas y dales fortaleza !
Yo trataré de ser siempre un hijo respetuoso y servicial con mis padres.



Quinta estación


EL CIRINEO AYUDA A JESÚS A LLEVAR LA CRUZJesús, que estaba muy cansado y herido, no podía caminar más con la cruz. Ningún hombre se atrevía a ayudarlo..., entonces los soldados obligaron a Simón de Cirene para que ayudara a Jesús con la pesada cruz.
Oremos: Jesús Tú siempre quieres ayudar a todos y nos invitas a ayudar, a los demás, no por la fuerza sino con amor; así nos enseñaste Tú.
Quiero aprender de ti, ayudando a todos como mejor pueda y aceptar con humildad la ayuda que me ofrecen mis hermanos y compañeros.



Sexta estación


LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESÚSUna mujer del pueblo, al ver la cara de Jesús maltratada, con sangre, desfigurada por los golpes, se acercó a Jesús y con amor y cuidado le limpió y refrescó su cara.
Él la miró con agradecimiento, dejándole impreso su rostro, más en su corazón, que en la tela que usó para limpiarle la cara.
Oremos: Señor, con ese gran amor que se acercó a ti la Verónica, con ese amor quiero yo también acercarme a las personas heridas, enfermas, ancianas... Que te vea a ti mi Cristo, en cada persona que sufre.



Séptima estación


JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ

Jesús se sentía cada vez más débil por los golpes que le daban y por la sangre que iba de-rramando. Ya no podía más y volvió a caer golpeándose de nuevo la cara, rodillas y manos, pero levantándose con mucho dolor y trabajo siguió su camino.
Oremos : Mi Jesús, hay veces que yo también me siento débil y vuelvo a caer. No importa cuántas veces caiga, ayúdame a levantarme siempre igual que Tú, para poder seguir adelante en mi camino hacia ti.



Octava estación


JESÚS CONSUELA A LAS SANTAS MUJERES

Por el camino hacia el Calvario estaban unas mujeres, que al ver pasar a Jesús, se pusieron a llorar gritando. Jesús les dijo: ¨Mujeres, no lloren por Mí, lloren por ustedes y sus hijos.¨
Oremos: Jesús, maestro bueno, en esta estación Tú me enseñas que primero debo corregir mis defectos, antes que fijarme en los de mis hermanos y compañeros. De hoy en adelante, trataré de respetar a todos, reconociendo lo bueno que tienen; procuraré también corregir mis propias faltas, defectos, errores y egoismos.




Novena estación


JESÚS CAE POR TERCERA VEZ

Jesús no tiene más fuerzas, sus piernas ya no
lo sostienen y cae por tercera vez. Pero Él sabe
que tiene y quiere llegar hasta el final de su misión. Por eso se levanta y sigue.
Oremos: Jesús, Tú tenías clara tu meta: salvarnos. Y no importaron los sufrimientos, los dolores las dificultades. Ayúdame a que del mismo modo, yo en mi vida tenga clara mi meta: salvarme y que me levante de todos los obstáculos que encuentre.



Dècima estación


JESÙS,DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS

Cuando Jesús llegó al lugar llamado Gólgota donde lo iban a crucificar, los soldados le quitaron su ropa, haciéndole sangrar más las heridas.
después lo clavaron en la cruz y los soldados se rifaron su túnica.
Oremos: Jesús, naciste pobre en un pesebre y ahora terminas tu vida totalmente pobre también porque te dejaron sin ropas. Jesús amigo mío, ayúdame a sufrir con paciencia cuando me falten las cosas que me gustan.



Décimo Primera estación


JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ

Los soldados acostaron a Jesús en la cruz y le clavaron sus manos y sus pies; después lo levantaron... Jesús quedó colgando en la cruz.
Y mientras agonizaba oraba por todos los hombres diciendo: ¨Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen¨.
Oremos: Maestro bueno, mira lo que te hemos hecho los hombres. Perdónanos Señor. Quiero aprender como Tú a perdonar y a amar siempre a los que me hagan daño o me ofendan.



Décimo Segunda estación


JESÚS MUERE EN LA CRUZ

La Virgen Maria estaba al pie de la cruz, y junto a ella el discípulo Juan, a quien Jesús quería mucho. Jesús volvió su mirada amorosa a su Madre y le dijo: ¨Mujer, ahí tienes a tu hijo¨, luego dijo a Juan: ¨Ahí tienes a tu Madre¨. Al final exclamó: ¨Todo està cumplido¨. Y reclinando la cabeza, murió.
Oremos: Gracias Señor, gracias por dar tu vida por nosotros. Gracias por entregarnos también a tu propia Madre, para que sea también madre nuestra. Ayúdame a conocerla, amarla y encomendarme a ella siempre.



Décimo Tercera estación


JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ

Unos amigos de Jesús llamados José de Arimatea y Nicodemo, lo bajaron de la cruz y se lo entregaron a Maria su Madre. Ella lo recibió en sus brazos; lloraba, lo besaba con mucho amor, nadie podìa consolarla... su Hijo estaba muerto.
Oremos: Santa Maria Madre de Dios, tal vez entonces no comprendiste bien la manera en la que sucedieron las cosas, sin embargo, siempre confiaste y aceptaste la voluntad de Dios. Ayúdame a aceptar siempre la voluntad de Dios en mi vida aunque a veces no la comprenda.



Décimo Cuarta estación


JESÚS ES COLOCADO EN EL SEPULCRO

Los amigos de Jesús pidieron permiso a Pilato para hacerse cargo del cuerpo de Jesús.¨Ellos lo envolvieron en una sábana y lo depositaron en un sepulcro nuevo¨. Así sucedió y al tercer día Jesús resucitó y muchos lo volvieron a ver.
Oremos: Jesús mío, abriste para nosotros las puertas del paraíso. Gracias a tu muerte y resurrección podremos vivir toda la eternidad en el cielo con Dios. ¡Gracias por tu infinito amor!



CONCLUSIÓN :

Que tu bendición, Señor, descienda con abundancia sobre esta familia tuya que ha conmemorado la muerte de tu Hijo con la esperanza de su santa resurrección. Venga sobre ella tu perdón, tu consuelo, acrecienta su fe y guíala hasta su salvación eterna. Por Cristo nuestro Señor. Amén. Señor este vía crucis es un modo de decirte: Gracias por morir por mí en la cruz para salvarme, te amo y quiero estar cerca de ti en tu sufrimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario