jueves, 21 de abril de 2011

JUEVES SANTO PARA NIÑOS

Jueves Santo

Objetivo: Que los niños lleguen a descubrir que Jesús se quiso quedar para siempre con nosotros y lo hace por medio de su Cuerpo y Sangre.
Comenzamos el encuentro escribiendo en una pizarra los elementos que se necesitan para poder comer en CASA y los elementos que se necesitan para poder comer la Cena del Señor en la IGLESIA. De ambos elementos les hacemos a los niños la explicación que viene a continuación.

Relato

El Jueves Santo al celebrar la cena del Señor, en la Eucaristía, se nos presenta una comida especial que el Señor quiere dejarnos y en la que Él quiere quedarse con nosotros. Se queda en algo cercano a nosotros y de todos los días, en una comida. Veamos:
En nuestra Casa cuando comemos tenemos lo mismo que en la Iglesia cuando estamos en la Misa.
CasaIglesia
MesaAltar
MantelMantel
IndividualCorporal
PlatoPatena
ServilletasPurificador
VasoCáliz
Tapa del vasoPalia
Refresco en botella o jarra de AguaVinajeras con el vino y el agua
ComidaHostia
LuzVelas
Nos lavamos las manosLavabo
ComemosComunión
Se recoge todo de la mesaTambién en el altar
Cuando asistimos a Misa tenemos como en la casa, una mesa, que en la Iglesia la llamamos altar que está cubierta con un mantel. En casa ponemos sobre la mesa un cuadrito de plástico o de cartón que le llamamos individual el cual en la Misa recibe el nombre de corporal (porque sobre el se pondrá el cuerpo y la sangre de Cristo).
Sobre el individual ponemos el plato hondo si es comida con caldo y plato llano si la comida es seca ó sin caldo. En la Misa ponemos sobre el corporal la patena (o plato de la Misa) que llevará como comida el cuerpo de Cristo que es la hostia. Para el refresco usamos un vaso, en la Misa es el Cáliz, pero no se le pone refresco sino el vino que se convertirá en la sangre de Cristo y que lleva unas gotas de agua, que representa nuestra humanidad que se une a la divinidad; para que no le vaya a caer alguna mosca tapamos el vaso, en la Misa la tapa se llama Palia que sirve para proteger a la Sangre del Señor.
Tenemos también una especie de servilleta, en la Misa recibe el nombre de purificador que únicamente es utilizado para limpiar los vasos sagrados. En casa el refresco lo ponemos en una jarra o en botella, mientras que en la Misa usamos dos botellitas que reciben el nombre de vinajeras, una lleva el agua y la otra el vino.
Teniendo preparada la comida nos lavamos las manos para comer, en la Misa el sacerdote también se lava las manos como signo de purificación y los que van a comulgar antes han lavado su alma con la confesión.
En casa necesitamos de luz o foco para ver lo que comemos, en la Misa tenemos las velas o veladoras que significan la presencia de Cristo; luego nos disponemos a comer, en la Misa es pasar a comulgar el alimento más importante paro todos los hombres: el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Habiendo recibido al Señor en la comunión damos gracias al Señor con una oración.
Si queda comida en la casa esta se guarda para cenar o para el día siguiente, en la Iglesia la comida que es el Cuerpo de Cristo se guarda en el sagrario para poder servir de alimento a las personas que no pudieron asistir por estar enfermas.
Así como al terminar la comida se lavan las cosas y se guardan, así en la Misa al limpiar las cosas que sirvieron para la consagración del Cuerpo y la Sangre le llamamos purificador.
Jesús cuando celebró la Última Cena le dejó una recomendación a sus Apóstoles, que siguen realizando sus sacerdotes, que las veces que hagamos esta comida la hagamos en memoria suya. Si en la comida alimentamos nuestro cuerpo para crecer sanos y fuertes, en la Misa alimentamos nuestra alma con el cuerpo de Cristo para ser cristianos sanos y fuertes que actuemos bien, nos portemos bien y sobre todo vivamos en Jesús y como Jesús. Que estemos dispuestos a servir a nuestros hermanos como Él nos lo enseñó con su ejemplo al lavarles los pies a sus Apóstoles.

Dinámica

Dividirlos en grupos de trabajo. Leer el siguiente texto: 1 Cor. 11, 23-26. De acuerdo con el relato anterior, contestar las siguientes preguntas:
  1. ¿Qué hizo Jesús?
  2. ¿Cuándo lo hizo?
  3. ¿Por qué lo hizo?
En el grupo se da una motivación a vivir mejor la Eucaristía como una comida de fiesta, donde expresamos nuestro amor.

Celebrar

  1. Representarles a los niños la Última Cena, como la relata el Evangelio de San Juan Jn. 13, 1-15.
  2. En grupos, cada uno de los niños responde las siguientes preguntas: ¿Qué voy a hacer para servir como Jesús sirvió? ¿A quién voy a servir? ¿Cómo le diría a Jesús que sea mi amigo?
  3. En su grupo, cada uno dice en voz alta la frase que le dirá a Jesús para que sea su amigo.
  4. El catequista coordinador del grupo dice: Para ser amigos de Jesús, es importante abrir nuestro corazón y recibirlo en la Eucaristía, por eso es importante estar preparados confesándonos antes y también servir a nuestros hermanos como Jesús lo hizo.

Compromiso

Invitar a los niños que ya hicieron su primera comunión y a otros niños que ellos conozcan, a que se confiesen y vengan a la Misa de la Cena del Señor, participando de la comunión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario